Buffets libres: consejos básicos para gestionarlos

En la Antigüedad Clásica comenzaron a realizarse cierto tipo de banquetes, de carácter social, en los que se trataban temas elevados. Los buffets libres eran la tónica en ellos, ya que la comida se presentaba en grandes cantidades, sin orden ni concierto. Fue en el siglo XIII cuando estos convites gastronómicos se popularizaron en Francia, siempre entre las clases pudientes. En el siglo XVII, empezaron a utilizarse mesas auxiliares con los alimentos, dando pie a un concepto más cercano al actual de bufé en autoservicio.

Fue el director de un hotel de Las Vegas quién inventó el planteamiento ‘todo lo que pueda comer’: lo hizo en 1946 y fue un auténtico éxito que, hoy en día, se ha consolidado en gran medida. La abundancia, la variedad y el colorido de la oferta gastronómica son los principales atributos del bufé libre actual.

Ventajas de los buffets libres en la gastronomía actual

Si quieres saber por qué motivo este formato de banquete o servicio de restauración lleva tantísimo tiempo triunfando, y parece probable que va a seguir haciéndolo, debes fijarte en sus virtudes y beneficios. Eso es, precisamente, lo que vamos a hacer a continuación.

Ventajas para el usuario

  • Menú flexible y personalizado. Cada comensal puede establecer qué combinación de alimentos ingiere y en qué orden. Todos encuentran un menú a su gusto, con independencia de sus características.
  • Cantidades a elección. El comensal, además, decide qué cantidad de ración va a tomar en cada caso. Incluso puede repetir o realizar degustaciones mínimas para asegurarse de que el plato realmente le gusta ante de servírselo por completo.
  • Originalidad y dinamismo. El autoservicio rompe la monotonía de los banquetes convencionales, mientras que tanta variedad de alimentos y presentaciones fomenta la conversación desenfadada entre los presentes.
  • Coste económico. Los precios abonados se ven sobradamente satisfechos por la cantidad y la variedad de comida consumida.

Ventajas para el restaurador

  • Menos camareros. Se reducen los profesionales necesarios gracias al sistema de autoservicio aplicado.
  • Perfil del chef. No necesitas contar con un jefe de cocina excepcional o muy especializado. Por lo tanto, el coste de esta partida disminuye.
  • Compras facilitadas. Al no existir un menú fijo, es posible aprovechar los productos de temporada y los precios más económicos durante el abastecimiento de los alimentos.
  • Inversión reducida. En términos de acondicionamiento de la sala comedor, no es necesario realizar grandes desembolsos económicos, ni en maquinaria ni en mobiliario.
  • Oferta variable. Puedes tomar decisiones ágiles en el tipo de comida ofrecida para atraer a nuevos clientes, lo que siempre te proporciona un margen mayor de maniobra mercadológica.
  • Adhesión del público. Se trata de un formato muy atractivo para gran cantidad y variedad de consumidores. Goza del favor del mercado y, por ello, cuenta con una buena predisposición comercial si apuestas por él.

Cómo gestionar buffets con probabilidades de éxito

Apostar por esta fórmula es un punto de partida interesante, porque gusta a muchas personas. Sin embargo, esto no garantiza el éxito de tu negocio. Como hostelero, debes tener muy claro qué debes hacer, y cómo hacerlo, para aprovechar al máximo todas sus posibilidades.

Enumeramos, a continuación, 5 consejos de referencia para hosteleros que quieren triunfar con sus buffets libres:

  1. Apuesta decididamente por la presentación. En todo caso, los alimentos entran por los ojos. El factor visual es un reclamo fundamental que predispone, favorablemente o no, hacia el consumo alimentario. En consecuencia, debes potenciar muchísimo este aspecto. Coloca vitrinas atractivas, proyecta luces favorecedoras y optimiza la presentación de tus propuestas en los exhibidores. Tus clientes querrán comer más y se sentirán más satisfechos al hacerlo.
  2. La base es la calidad. La cantidad es un factor importante en este tipo de degustaciones, pero lo primordial es la calidad. Y, para ello, siempre debes contar con productos y materias primas excelentes. Con este fin, debes acudir a proveedores de primerísimo nivel, como es el caso de la empresa La Abuela Cándida.
  3. Medidas de fidelidad. Para mejorar la rentabilidad y el éxito comercial de un bufé libre necesitas combinar la rotación de nuevos clientes con la continuidad de los ya existentes. Por ello, te vendrá muy bien utilizar herramientas de fidelización apropiadas: carnés de socios, acumulación de puntos, descuentos y otras medidas semejantes. También es importante contactar con ellos a través de las redes sociales o del e-mail marketing.
  4. Alimentos estratégicos. Existen productos ideales para convertirse en un aspecto clave de tu oferta gastronómica. Es el caso de las ensaladas, que no solo apetecen a todo el mundo y aportan muchísimo color, sabor y dinamismo a tu oferta. ¡Su coste es muy bajo, por lo que su rentabilidad es máxima!
  5. Control presupuestario. Este factor es otro de los cimientos del éxito empresarial de esta propuesta. Debes ajustarlo al máximo y controlarlo de forma permanente. Si no estás encima, cualquier cambio en el aprovisionamiento de gastronomía o subida de precios puede generar pérdidas económicas.

En definitiva, los buffets libres son una alternativa excelente en la oferta gastronómica actual. Cuenta con un target potencial muy elevado, pero exige acertar al enfocarlos. ¿Te animas a intentarlo con nuestros productos? Descubre todos los que tienes a tu alcance para tu negocio.



0